S&N

¿Quién dijo que el negro no es para bodas?

Nadal y Sue se casaron en Mayo del 2016 en la finca mallorquina de Comassema. Desde el principio, depositaron en nosotros toda la confianza a la hora de diseñar el proyecto de la decoración, iluminación y ambientación de su boda, solo nos indicaron que querían dos cosas, que fuera elegante e impresionante. Y así fue, una boda con detalles blancos y negros, toques dorados y rosa palo, una muy buena iluminación y unos novios 10, gran fórmula para que tuviéramos este gran resultado.


FOTOGRAFÍA: Sr & Sra Smith



A&D

MADRID LOVE MALLORCA

Novia mallorquina, novio madrileño. En el verano del 2015 decidieron celebrar su amor en una preciosa finca del centro de Mallorca. Una celebración con pocos pero grandes invitados. Verdes, blancos, rosas palo fueron los colores predominantes, con un toque romántico pero sin olvidar el estilo rustico del lugar. Los guiños a Mallorca y a Madrid no faltaron y la profesión del novio, caricaturista, estuvo muy presente durante el enlace. Una boda con mucho love.


FOTOGRAFÍA: Laura Jaume



BAUTIZO TIFFANY BLUE

Precioso bautizo que realizamos en la primavera del 2015 con un color estrella, el tiffany blue, una pequeña celebración con una hermosa decoración.


FOTOGRAFÍA: Art Boda



N&D

MEDITERRANEAMENTE

Son muchas las parejas extranjeras que deciden celebrar su boda en Mallorca, N&D eligieron un hotel rural mallorquín, donde celebraron una boda muy mediterránea, olivo, lavanda, colores variados, blanco, lila, rosas, un estilo muy silvestre con un toque romántico.


FOTOGRAFÍA: Laura Jaume



PRIMAVERA EN MALLORCA

En Mallorca tenemos la suerte de tener un clima que nos permite hacer grandes bodas con colores muy variados, como esta preciosa boda celebrada en la zona norte de la isla, donde los lilas, rosas y verdes, todo muy silvestre nos dieron estas maravillosas imágenes.


FOTOGRAFÍA: Josep Gallardo



A&Y

Una noche de verano en Son Marroig

La de A&Y fue una boda muy íntima en un enclave privilegiado de Mallorca, Son Marroig. Utilizamos una paleta cromática muy romántica, de colores pastel como el rosa, el verde, el blanco, mezclando las flores con las suculentas, tan de moda este verano 2017 y un toque de oro rosa. La iluminación del banquete fue el punto fuerte de la noche, una gran cortina de luces led de 8 metros de alto por 6 metros de ancho que enmarcaba la mesa de los invitados como si una lluvia de estrellas callera detrás de ellos.


FOTOGRAFÍA: Laura Jaume



S&J

Una boda entre olivos

La preciosa boda de S&J se celebró en pleno valle de Soller, en un precioso hotel rural, Cas Xorc. Era el mes de septiembre del verano del 2016, el cual nos llovió más de un fin de semana, pero siempre tenemos un plan B preparado para que vuestros eventos sigan luciendo igual de bonitos. En este caso la ceremonia en vez de realizarse en la zona de la piscina, donde habíamos habilitado el arco y las sillas que finalmente se empaparon, se realizó en la carpa estilo morisca que tienen fija en el hotel, con todo un techo de lucecitas led, que crearon una atmosfera muy romántica al enlace. El olivo, la mata y la lavanda fueron los protagonistas en la ceremonia, con un estilo rustico chic y para el banquete, jarrones con rodajas de limón y limonium lila con muchas velas. Una celebración con un carácter muy mallorquin con productos autóctonos de nuestra isla y que, aunque la lluvia estuvo presente, el resultado final fue un éxito.


FOTOGRAFÍA: Tali Photograpy



A&V

Una boda a orillas del mar

En Mallorca tenemos la suerte de tener playa y montaña y de poder celebrar eventos en magníficos entornos, como el de la boda de A&V, de estilo muy romántico, con una gama cromática donde imperaba el color rosa, que se dieron el SI QUIERO frente al mar, con un wellcomedrink espectacular con nuestra bañera vintage. Y la posterior celebración se realizó en una finca muy mallorquina, la cual se engalanó para la ocasión con letras luminosas, guirnaldas festoon lights, focos rosas, chill outs y muchísimas flores, convirtiendo el evento en unos de los más tops del verano pasado.


FOTOGRAFÍA: Svenja Handloser